Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

JAMES HORNER FILM MUSIC | Marzo 31, 2017 |

Scroll to top

Top

LA VOZ DE LISBETH SCOTT

LA VOZ DE LISBETH SCOTT
James Horner Film Music
 
En James Horner Film Music apreciamos las voces con talento. Después de hablar con Sally Stevens y Dhafer Youssef, ahora tenemos la ocasión de hablar con Lisbeth Scott, quien nos habla acerca de su carrera y sus colaboraciones con James Horner.
 
– En los últimos años tu nombre ha sido asociado con las bandas sonoras de películas tan famosas como MunichTransformersShrek… ¿Cómo comenzaste a trabajar en la música de películas?
Fue por accidente, crecí junto a mi hermana, que es una famosa bailarina, y pasé mucho tiempo tras los bastidores viéndola practicar y actuar. Desde los 6 años, he estudiado piano y mi hermana me sugirió que quizás me gustaría tocar en las clases de danza cuando cumpliese los 18 años. Lo hice y me gustó mucho la combinación de imagen y música. Comencé a experimentar con mi voz mientras tocaba en las clases y… ¡a la gente le encantó! No tenía ni idea de que podía cantar. Una oferta de trabajo para una compañía de Los Angeles me llevó a la Costa Oeste y allí fué cuando el compositor Jeff Rona, que se encontraba trabajando en una sala contigua, me escuchó cantar y tocar el piano. Por aquel tiempo, Jeff acababa de comenzar a trabajar como asistente de Hans Zimmer y una vez terminó mi clase se acercó y me comentó que Hans estaba buscando una voz como la mía para la película Juguetes y me preguntó si estaría interesada en trabajar para él. ¡Yo le pregunté que quién era Hans Zimmer!
Ese fue el principio. Después de eso comencé a realizar varios trabajos y pronto publiqué mi primer álbum, entonces comencé a escribir canciones y a interpretar para muchos de los grandes compositores.
 

 
– ¿Cuándo fue tu primer encuentro artístico con James Horner?
Durante el último mes de la grabación de Avatar, mi querido amigo Simon Rhodes estaba en Abbey Road trabajando para James. James estaba buscando una voz muy específica para su partitura y Simon me sugirió al contratista, Jasper Randall. Jasper nos reunió y… ¡Para mí fue como un encuentro en el cielo! ¡Espero que James sintiese lo mismo!
 
– Muchos vocalistas trabajaron en Avatar. ¿Cuál fue el rango de tu interpretación?
James tenía una maravillosa visión para el sonido que debía tener la partitura, que abarcaba muchos estilos de todo el mundo. Él utilizó mi voz de muchas maneras: notas altas y angelicales, además de notas profundas, graves y fuertes. Él también descubrió en mí un sonido arábigo, en un rango al que yo misma desconocía que podía llegar.
 
– Según tu conocimiento, ¿cómo fueron las sesiones de grabación? ¿Cuánto tiempo tardaron en terminarse?
Las sesiones de grabación fueron maravillose y cada sesión duró unas dos o tres horas. James tiene una maravillosa forma de trabajar que nos permite tener un flujo de creatividad. Él se sentaba junto a mí en el piano, el micrófono esta listo a su lado y Simon pulsaba el botón de grabación. Hablábamos entre tomas sobre que aspectos funcionaban y cuáles no, y sobre que dirección debíamos seguir.
 
– En las notas del CD, James Horner dijo que nunca antes había trabajado de una forma tan cercana junto a un grupo de músicos. ¿Sucedió lo mismo en las partes en las que colaboraste?
Sí. Fueron momentos muy cercanos. Durante todo el proceso James fue muy considerado y respetuoso. Él es un verdadero artista.
 
– ¿Recuerdas alguna anécdota sucedida durante las grabaciones de Avatar?
En las sesiones de Avatar, Comencé de una forma muy silenciosa y cuidadosa, quería prestar atención a lo que James estaba intentando conseguir mediante mi voz. Todo terminó de una forma tan divertida como montar en una montaña rusa. James se mantuvo preguntándome, poco a poco, si podía hacer más, si podía subir todavía más alto con mi gran voz, luego si podía bajar un poco, etc.
Al final, terminé riendo de forma histérica porque apenas podía reconocer los sonidos que salían de mi propia boca. Es muy divertido tener a alguien que poco a poco te lleva más allá de tus propias limitaciones.
 
– ¿Cómo te viste envuelta en The Amazing Spider-Man?
En el último momento, el director se sintió inseguro acerca de una canción que había elegido para una parte del film y le preguntó a James que intentará hacer algo para sustituirla. Simon y James me llamaron y me preguntaron si estaba disponible ¡para trabajar ese mismo día! Justo en esos momentos había regresado de Nueva York para pasar una semana en California. ¡Así que me dirigí al estudio y nos pusimos a trabajar!
 
– ¿Cuáles eran los deseos de James Horner en ese score?
Sólo sé lo que hablamos ese día, pero él me dijo que estaba buscando algo puro y casi clásico, pero que pudiera capturar y provocar una gran emoción.
 

 
– ¿Cómo describirías el score de The Amazing Spider-Man?
Épico, moderno, con unas modulaciones Straussianas y unas progresiones que incorporan una orquestación contemporánea. En otras palabras, ¡brillante!
 
– Entre todos los compositores con los que has trabajado, ¿quién es el más exigente?
Yo diría que John Williams. Él me dijo que le gustaría grabar el solo de Munich en vivo junto a la orquesta y casi me dió un ataque al corazón. Pero entonces me dí cuenta de lo brillante que era… el resultado fue increíble. Literalmente, durante la grabación estuve temblando por la intensa energía que emanaban todos los músicos a mi alrededor, y fue esa energía la que inspiro una de mis mejores interpretaciones.
 
– ¿Sueles escuchar bandas sonoras?
¡Sí, sí y sí! En muchos sentidos, para mí las bandas sonoras son como la música clásica contemporánea… y me encanta escucharla.
 
– ¿Sueles escuchar los discos de los scores que interpretas?
Sí, a veces escucho los scores en los que he trabajado… a veces es difícil porque comienzo a criticar mi propia interpretación… y eso es algo bastante tonto, ¡aunque muchos de los artistas que conozco tambien lo hacen! Yo no soy una excepción.
 
– ¿Cuáles son tus bandas sonoras favoritas?
Son tantas… Me encantan Orgullo y Prejuicio y Expiación de Dario Marianelli (¡sus composiciones para piano son divinas!), Memorias de una Geisha de John Williams, La Pasión de Cristo de John Debney, El Reino de los Cielos de Harry Gregson-Williams, me encanta el score de Patrick Doyle para Grandes Esperanzas y el score de Thomas Newman para American Beauty, y por supuesto, los scores de Nathan Barr para Trueblood ¡son brillantes!
 
Muchas gracias a Lisbeth Scott por su disponibilidad y por el tiempo que gentilmente se tomó para responder a nuestras preguntas. Te invitamos a visitar su página web oficial www.lisbethscott.com y su “Forgotten Dream Project”, que ayuda a mujeres necesitadas en Los Ángeles (www.hopeisathing.com)
 

This post is also available in: Inglés Francés